El achiote (Bixa orellana) es un árbol pequeño que pertenece a la familia botánica Bixaceae. Su origen es americano y más específicamente de las zonas tropicales con precipitación pluvial superior a los 1800 mm/año. Su cultivo es ancestral (prehispánico) y se ha extendido a Asia y África. En el Perú crece en la zona amazónica y su nombre justamente se lo debe al descubridor del río Amazonas: Francisco de Orellana. Prácticamente todas las etnias indígenas amazónicas y centroamericanas están familiarizadas con su uso como tinte facial y cosmético, ya que actúa además como repelente de insectos y protector solar.

Un dato muy interesante que descubrí en la etnia Asháninka es el uso que le dan a los tallos secos pequeños del potsoti (achiote en lengua Asháninka) para iniciar el fuego por fricción... Los Amahuacas usan la madera para confeccionar las puntas de sus flechas. Los Shipibos sahuman las hojas para evitar tener sueños eróticos. Sus semillas son consumidas como alimento y condimento y se les atribuyen propiedades estimulantes y digestivas.

Su uso medicinal es bastante amplio en las diferentes etnias y va desde antidiarreico hasta antimalárico, pasando por antiinflamatorio, diurético, bronquitis, amigdalitis, malestares de garganta, hígado y riñones. La infusión de las hojas es usada por las mujeres para lavados vaginales, teniendo resultados muy buenos en el control de inflamaciones producidas por hongos y bacterias.

Las hojas machacadas o hervidas son consumidas para controlar vómitos, como antídoto contra la intoxicación por el consumo de yuca brava (contiene ácido cianhídrico). Los frutos y semillas en infusión controlan el dolor de cabeza. También tiene propiedades cicatrizantes.

Todo esto convierte a esta planta en un recurso ancestral mágico y poderoso. Su uso como colorante en la industria alimentaria está  difundido en todo el mundo. Este colorante tiene a la bixina como principio activo. El Perú es el primer exportador de achiote del mundo, seguido por Kenya.

Actualmente, el extracto seco o la infusión de las hojas se usa mucho para controlar y curar la prostatitis, muy frecuente en adultos mayores. Sin duda, el consumo frecuente y regular de estos productos puede prevenir la aparición de esta dolencia, que suele degenerar en cáncer a la próstata.

Otros principios activos en el achiote son los flavonoides, carotenoides (vitamina A), vitaminas del complejo B, C, leuteína, pectina, norbixina, glucósido de apigenina y muchos compuestos químicos más.

Vemos con preocupación cómo el Estado peruano presta poca atención a estos recursos naturales que por sus propiedades y cualidades se vienen abriendo paso en el difícil mundo de la industria farmacéutica global. No podemos permitir que tan valiosos recursos naturales se mantengan en la sombra y semi clandestinidad, cuando deberían estar en todos los hospitales del mundo y para empezar en los de nuestro querido PERÚ.

En resumen, consideramos que el ACHIOTE así como la MACA, la HOJA DE COCA y la UÑA DE GATO, deberían declararse productos y recursos naturales de bandera, ya que poseen un enorme potencial para convertirse en fuentes de empleo, riqueza, prosperidad y salud para los peruanos en general y en especial para las poblaciones indígenas actualmente marginadas.

Octavio Zolezzi Chocano

oczole@terra.com.pe